Historia

A mediados del siglo XX, México enfrentaba los avances en la investigación agrícola, la liberación de los primeros híbridos de maíz y la necesidad de incrementar los niveles de producción de alimentos.
 
Ese entorno obligaba a la creación de un organismo de fomentar la generación de variedades vegetales y regulara el comercio de semillas certificadas, con el fin de impulsar el desarrollo de la agricultura a través de la preservación y selección de las mejores semillas. Así, por mandato de la Ley sobre Producción, Certificación y Comercio de Semillas (SNICS).
 
En los 60’s, el SNICS inició sus trabajos con una jefatura de departamento.
En 1973, se conforma como subdirección contando con una estructura de 26 delegaciones, con lo cual sus servicios alcanzaron presencia nacional.
 
Es hasta 1996 el SNICS se convierte en un órgano desconcentrado de la Secretaría  de Agricultura y Recursos Hidráulicos -hoy SAGARPA-  con autonomía financiera y de decisiones , cuyo espíritu fue colocar a México en las primeras líneas internacionales de calidad de semillas, de garantías para los obtentores de nuevas variedades de plantas y de preservación del tesoro fitogenético nacional.
 
A partir de 1997, México –a través del SNICS- es miembro de la Unión Internacional para la Protección de Obtenciones Vegetales (UPOV). La UPOV y el SNICS comparten la meta de impulsar una cultura de generación y protección de nuevas variedades vegetales en beneficios de la sociedad.

 
El SNICS también participa activamente en el Esquema de Semilleros de la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económico (OCDE) en el establecimiento de regulaciones para la certificación varietal y la movilización en el comercio internacional de semillas. 

 
En el 2013 el Laboratorio Central de Referencia (LCR) del SNICS obtiene la acreditación internacional que otorga la International Seed Testing Association (ISTA), demostrando así la competencia técnica y la alta confiabilidad de sus resultados en la materia de análisis de semillas.