SNICS/Recursos Fitogenéticos/Usos y Producción Nacional

Usos y Producción Nacional

 

Son especies comestibles y medicinales. Algunas como P. alkekengi y P. pruinosa tienen importancia ornamental. En el ámbito alimenticio, el tomate de cáscara ha sido un componente constante de la dieta mexicana, principalmente en forma de salsas preparadas con sus frutos y chiles molidos, las cuales mejoran el sabor de las comidas y estimulan el apetito. Con el fruto del tomate, cocinado o incluso crudo, se elaboran purés o picadillos que se utilizan como base para salsas; pueden usarse para acompañar comidas preparadas o en la preparación de diversos guisados. La infusión de las cáscaras (cáliz) se agrega a la masa de tamales para mejorar su consistencia esponjosa. Medicinalmente se emplean los frutos para la atención de problemas respiratorios y dolor de amígdalas, tosferina y tos.

Es producido en casi todo el territorio nacional y alrededor del 81% se obtiene en condiciones de riego, el resto es de temporal; el estado con mayor superficie cosechada y volumen de producción es Sinaloa, seguido por Michoacán, Jalisco, Estado de México, Sonora y Puebla. En la gráfica 1 se observan los valores de producción para el tomate de cáscara en México en un periodo de 10 años


Gráfica 1. Datos estadísticos de la producción del tomate de cáscara en México

 

Fuente: SIAP 2015